#STOPniñofobia: De Aviones y Restaurantes

niñophobiaNo pensaba participar, la verdad es que no tengo nada nuevo que contar,  solo mi experiencia,  pero leer vuestras experiencias me ha recordado alguna que nos sucedió hace poco.

Cuando P cumplió 1 añito nos fuimos de vacaciones a Londres, con lo que teníamos que ir en avión, siempre hay mucha polémica sobre los bebés y los aviones, muchos detractores. Estamos de acuerdo que si para muchos adultos viajar en avión no es agradable: presión en los oídos,  muchas horas en un sitio reducido,…, para un bebé puede ser peor. Pero lo mismo pasa con el coche: un asiento especial en el que apenas se pueden mover, … ¿Qué hacemos nos quedamos en casa? Siempre va a haber un pero.

Así que nos decidimos a ir, el vuelo no iba a ser muy largo y teníamos muchas ganas. Para la ida y a pesar de llevar mi arma secreta (a voces), la teti, el comienzo del vuelo no fue muy bueno, lloro un buen rato, aunque luego se calmó y fue un viaje bastante tranquilo. La verdad que no me fije en nadie, si molestaba o no, tan solo me centraba en que mi pequeño se sintiera mejor.

La vuelta fue mucho mejor, subimos al avión sin lloros, nos sentamos, él tenía un asiento para el solo y parecía contento, al cabo de un rato, pido brazos y se quedo dormido. paso el resto del vuelo dormido. De nuevo, no me fije en nadie, si molestaba o no molestaba. Cuando aterrizamos decidimos esperar a que pasara todo el mundo, y aquí es cuando vino la sorpresa, delante nuestro había unas chicas, cerca de la treintena, y cuando se levantaban, miran a P y le dicen que se ha portado muy bien, siendo corroborado por la señora que se sentaba detrás nuestro. Yo no dije nada, pero quede sorprendida, mucho. ¿Qué pasa, que si llora no se porta bien?

He hecho viajes largos, viajes muy largos en aviones con niños y bebés y nunca he hecho ningún comentario, ni me ha molestado que lloren, ni que se rían, ni que se muevan jugando, es algo natural.

Pero lo que se lleva la palma, fue en un restaurante:

En el grupo somos 3 mamá,  mamá de V,  mamá de M y yo. De vez en cuando nos gusta subir al centro hacemos los recados que no podemos hacer en el barrio y aprovechamos para comer en algún sitio chulo y siempre vamos con los peques.

Nos habían hablado de un nuevo restaurante vegetariano abierto gracias al crowdfunding. Normalmente este tipo de sitios suele ser muy “hippie” ademas de baby-friendly. Siempre que vamos a algún sitio (a menos que nos pille de improviso) llamamos para reservar y este restaurante no fue menos.

Llamamos 1 vez…2…3…4… no cogian el teléfono,  así que les mandamos 1 mensaje por facebook y finalmente reservamos para las dos y para 3 adultos y 3 carritos y nos dieron el Ok.

Llegamos al centro a la 1.30 pasadas y a las 2 cuando estabamos a punto de ir nos mandaron 1 mensaje por Facebook que hasta las 3 no tenían mesa.

Decidimos ir a las 2.30 para tomar algo y mientras dar de comer a los peques, que ya iban tarde con la comida. Llegamos allí y cual es nuestra sorpresa que nos dicen que ni a las 3 hay mesa para nosotros. ¿Cómo que no hay mesa? Al menos tenían 3 mesas y ningún cartel de reserva, aunque según ellos estaban a tope y nuestra reserva, por Fb, no era válida y no nos supieron explicar el porqué, todo eran balbuceos y que no había mesa.

Casi las 3 de la tarde y los niños, que por entonces comian sobre las 2, sin comer. Menos mal que en un sitio cercano que conozco nos dieron mesa para todos. Encantadores y nos trataron genial, a nosotras y a los peques.

¿Qué nos pasa?¿En que mundo vivimos que no respetamos a los mas pequeños? ¿No nos damos cuenta que son niños? Que los niños rien, lloran, gritan … que son niños!!!

Cous cous con Champiñones y Verduritas

Esta receta es muy socorrida por lo rápido que se puede preparar. Yo es la que hago para P y para mí cuando vamos a la piscina, así cuando volvemos ya tenemos la comida hecha.

Ingredientes 4 personas:

4 tazas de Cous Cous (prepararlo siguiendo la receta del cous cous rápido)

1 bandeja champiñones

1 calabacin pequeño

1/2 berenjena

3 Zanahorias no muy grandes

 

Ajo

Aceite Oliva

Sal

Preparación

  1. Lavamos, limpiamos bien los champiñones y los troceamos
  2. Lavamos la piel del calabacín y la berenjena y los troceamos, que sean más o menos del mismo tamaño
  3. Pelamos y troceamos las Zanahorias y las hervimos con un poco de agua hasta que queden al dente (no queremos arriesgarnos a que queden muy duras para P), también de un tamaño parecido al calabacín y berenjena  de incorporarla.
  4.  En una sarten echamos un poco de Aceite de oliva y el ajo, antes de que se dore añadimos los champiñones troceados.
  5. Añadimos el calabacín y la berenjena, dejarlos al gusto ( al dente en nuestro caso)
  6. Cuando este listo añadimos el cous cous y dejamos reposar un par de minutos.
  7. y ¡Listo para comer!

¡Espero que os guste!

Natación para Bebés: ¿Qué hacemos en la pisci?

Fuente: Pixabay

A pesar de que en el post anterior os conte los avances del primer mes,  la realidad es que el post quedo en el limbo y que llevamos ya dos meses de clases.
Si en el primer mes los avances fueron asombrosos,  los del segundo lo son aún más: NADA SIN MI AYUDA. Sí,  sí, a pesar de ser el más pequeño del grupo,  es el más avanzado en cuanto a movimiento de pies, lo que le permite moverse como pez en el agua el solito,  aunque ayudado por una burbuja y unos manguitos o por una “piragua” hecha con churros de agua. Eso sí,  yo muy cerquita de él y sin quitarle el ojo de encima. 

¿Qué hacemos en las clases? 

Empezamos la clase en la piscina grande y es donde pasamos gran parte de los 30 minutos. Las mamás nos metemos en el agua,  mientras el profe u otra mamá vigila a nuestro bebé. Los sentamos en el borde de la piscina y jugamos bien con pelotas bien con vasos de plástico. La idea es que se vayan mojando poco a poco, que la entrada en el agua no sea muy brusca. 

– Con las pelotas jugamos a lanzarsela a ellos y que ellos nos la lancen a nosotros y de paso los salpicamos un poco, con cuidado de que ni les moleste demasiado ni se enfaden. 

– Los vasos los tienen que llenar de agua y salpicaenos a las mamás (digo mamás,  pero también son papás)de vez en cuando les mojamos nosotros poco a poco. 

Chapotear con los pies.  Si aun no saben hacerlo, les ayudamos nosotros y poco a poco vamos dejando que lo hagan ellos. Asi se van mojando, aunque aquí hay que tener cuidado porque a  algunos no les gusta nada de nada.

Cuando ya estan un poco mojados, los cogemos de las manos y los metemos al agua en un sube y baja: los alzamos y los vanos metiendo poco a poco al agua, cada vez algo más. Así no se llevan tanta impresión, porque si a nosotros nos cuesta el cambio de temperatura, no quiero ni pensar a ellos.

Una vez estan mojados,  empezamos. Además de familiarizarse con el agua, aprende cosas que le son útiles en el día día, no solo para la piscina:

Aprendemos a Recoger: Tal como lo oís,  gracias a este ejercicio aprenden a recoger. 

Muchos días cuando llegamos el profe nos tiene la piscina llena de muñecos,  trozos de la corchera o de circulitos de poliespan,  pelotas…Cuando ya estamos todos dentro de agua tenemos que ir a buscarlos y meterlos en un cubo/bolsa/… que tiene el profe en la mano.  Unas veces tenemos que recoger,  por ejemplo, solo las pelotas. 

Con este ejercicio también pracan coordinación: tienen que coger la pelota y en el agua no es nada sencillo para ellos.

Aprendemos los colores: A veces el ejercicio de arriba tambien sirve para los colores,  pero normalmente usamos unos aros de colores. Aquí hay varias opciones,  y la de lanzarlos al agua no es viable,  los aros se hunden.

Los cogen de la mano del monitor, de un churro o de encima de una colchoneta (tipo a las tablas para nadar pero enorme). Se les pide un color y ellos tienen que coger ese color. 

En casa no hemos pasado del rojo y el azul,  por lo que son los únicos que domina un poco,  aunque a veces coge el que le da la gana. 

Estimulamos la Psicomotricidad: tanto en los ejercicios anteriores como con el churro de piscina:

Atado alredor de cuerpo les permite flotar y nadar, en niños más expertos o mayores sin ayuda de mamá o papá, aunque no se pueden separan más de unos centímetros de ellos, las desgracias ocurren en un segundo. 

Los brazos por encima del churro y los papás los sujetan por los extremos del churro 

Este lo usamos para que aprendar a mover los pies, flotan, ban bien sujetos y somos los papis loa que los dirigimos. 

Como en una piragua: a Un churro grande partido a la mitad, las dos mitades juntas y en las esquinas sujetos por gomas. 

Este es genial, porque puede ir tanto dirigidos por nosotros como ir ellos solos para donde quieran, el requisito es saber mover los pies y algo las manos.

– La Burbuja: De esas mismas que teniamos cuando eramos pequeños. Pero los peques aún son muy peques, ni los de 2 años lograban tener el suficientes equilibrio dentro del agua para manteners a flote solo con ella. Necesitan nuestra ayuda para mantenerse y de paso practican hasta que puedan hacerlo. 

Manguitos de poliestireno + burbuja: Con esta combinación se mantienen ellos solos y si saben mover los pies pueden ir de un lado para otro a su gusto. Esta y la piragua son las modalidades preferidas de P, le encanta ir de un lado para otro el solo. 

He leído por ahí que no aconsejan los manguitos hinchables, por si se pinchan, pero mas que nada se refiere cuando el niño esta sin vigilancia. P es aún muy pequeño para dejarlo solo, siempre que esté en el agua, estará conmigo  y además los que venden (baratos) de poliestireno aún no le valen, así que este verano le tocan hinchables. 

Aprenden a salir ellos solos de la pisci. Se tienen que agarrar al borde e intentan salir. 

Aprenden a moverse ellos solos por el bordillo de un lado al otro. 

Se mueven imitandose unos a otros, así que haya niños mayores que ya sepan hacer ciertas cosas esta muy bien, porque aprenden mucho más.

Todo esto lo usamos mientras vamos de un lado al otro de la piscina ya sea en “carrera” para ver quien toca el número 6, detrás de una pelota o llevando un muñeco al otro lado. 

Y para descansar hacen una especie de gymkana, pasan por debajo de tuneles para lanzarse al agua o saltan al agua desde la orilla. Un sinfín de juegos que difícilmente os podría explicar, porque cada día cambian.  Hace poco nos encontramos una tabla con forma de paisano colgado encima de la pisci. Los peques tenía que lanzarle pelotas y tocarlo cuando pasaban por debajo.

Mas o menos esto es todo cuando estamos en la pisci que cubre, porque cuando faltan 5 minutos para el final de la clase vamos a la pequeña, donde P ya hace pie perfectamente, aunque le sigue faltando un pocc de confianza para ir mucho rato el solo. 

En la pisci pequeña nos dedicamos a jugar, a tirar balones a una porteria, llevar de un lado a otro juguetes, pelotas o lo que sea. El profe loa persigue debajo del agua, las mamás y papás metemos la cabeza debajo del agua para que ellos nos imiten… un monton de cosas, cada día diferentes. 

¿Qué os ha parecido? ¿Qué otras cosas hacen los vuestros en la pisci?

#UnCuentoParaLeer: ¡Qué Hambre!

DSC00473¡Qué Hambre!

¿Quién se ha comido mi manzana? Un libro que esconde pequeños secretos: una historia para la hora de comer para las manos más pequeñas, con solapas en cada página que esconden a los animales protagonistas de este libro.

Editorial: Combel

Autor e Ilustrador: Anne Crahay

Categoría: Para los más pequeños

Colección: Minisecretos

Edad: A partir de 1 años

12 páginas. Todo cartón. 10,0 x 10,0 cm

ISBN: 978-84-9101-050-0

Precio: 7,50 €

Hace unos días vi varios libros de esta colección en la librería del barrio, pero ni por asomo se me ocurrió mirarlos, pero hace unas semanas volví a entrar para hacer unas fotocopias y estaban al alcance de P, el cogió el libro y no hubo manera de que lo soltará, así que viendo su efusividad por el se lo compré y ha sido todo un acierto.

Es un libro pequeño, con las hojas muy gordas, así que aunque es gordo en  grosor, eso si, aunque tenga las hojas gordas no es que sea muy “duradero”, ya he tenido que pegarlo un par de veces, P se apoya en el y las hojas se rompen, pero nada que no solucione un poco de pegamento.

Es un libro muy sencillo y repetitivo y su gracia recae en las ventanas que tiene y en el final, que por cierto no voy a desvelar. Le gusta porque además de leerlo le pongo voces a los personajes y hago los sonidos de cada animal y eso le encanta. También le gusta que al tener solapas puede participar también él, que es el encargado de pasarlas.

piZap_1495990711661

¿Qué os ha parecido el libro?

¿Lo conocías?

#MisRecetasFavoritas: Cous Cous Rápido

Me encanta el cous cous, antes lo cocinaba con pollo y la verdad es que tardaba un siglo en hacerlo. Sólo me quedaba bien cuando lo hacía con la thermomix, y la verdad se me quitaban las ganas solo de pensar en lavar todo el tinglado (necesitaba toda la parte de arriba, para hacerlo al vapor, un papel de horno,…) Así que con la llegada de P deje de hacerlo, no tenía tiempo para limpiar.
¡Ayy,! pero hace unos meses llego la mamá de V para devolverme la ilusión en el cous cous y es que tardo menos de 5 muinutos en dejarlo listo para luego acompañar cualquier o incorporarlo donde más me guste.
Necesitas:

  • 1 taza Cous cous (para 1 personas aprox)
  • 2 tazas de agua hirviendo (la misma que has usado para medir el cous cous)
  • Especies que mas te gusten (yo le hecho curry)
  • Aceite
  • Sal

    Las fotos de arriba son un esquema rápido de lo que hay que hacer,  los pasos a seguir son los siguientes: 

    1. Medir la cantidad que necesitamos de cous cous.

    2. Añadirle las especies a nuestro gusto,  yo le echo curry de diferentes tipos,  nunca del generico que pone Curry. Los del Lidl,  por ejemplo,  no estan mal,  yo tengo el Tikka,  pero la próxima vez que tengan curries pienso hacerme con todos.

    3 Añadir sal y unun poco aceite,  mezclar.

    4. Añadir el agua hirviendo. Para mi gusto 2 medidas de agua por 1 de cous cous. Pero la primera vez provad,  primero echad 1 medida, y cuando haya absorbido probad,  si esta duro media medida y así hasta que quede a vuestro gusto. 

    ¡Listo!

    Nota: si lo vais a usar para saltear, dejarlo mas bien durito y acabarlos en el fuego,  cuando los incorporeis a la sarten añadir lo que os falte de agua. 

    En lugar de agua también se puede usar caldo. 

    Y ahora los podéis comer con lo que más os guste. 

    Natación para Bebés: Avances del Primer mes

    Fuente imagen: Pixabay

    Estoy super contenta,  en un mes (8 sesiones) y aún empezando mal,  como empezamos, ha hecho muchos avances. 

    Aunque se nota mucho la diferencia entre los 19 meses de P y los 24 de otro de sus compañeros. Lo notamos en la pisci pequeña, son casi de la misma altura (P es muy alto para su edad) pero los mayores caminan tranquilamente por la piscina pequeña,  de puntillas,  eso si,  y P aún no tiene esa habilidad,  aunque poco a poco se va dando cuenta y posa los pies más a menudo. 

    En la última clase el monitor en tan solo  2 minutos (no se cómo y eso que estaba al lado) consiguió que caminara un buen rato sin tragar agua. Después se animó algo más y yo conseguí que caminara a ratos. Un gran avance que ademas se nota en la calle,  de vez en cuando lo veo caminar de puntillas. 

    También se nota cuando hacemos las actividades, ellos las hacen todas y a P hay algunas que no le gustan nada y no las hacemos y algunas que hacía y que ya no quiere como por ejemplo, ya no quiere sentarse en la colchoneta o ir sujeto al churro de piscina. 

    Últimamente llora algo más,  pero es normal,  porque digamos que sale de su zona de confort. Intentamos que vaya cada día un pasito más alla,  pero claro,  cuando ve que mamá no le agarra, o hay algo que no le gusta, se asusta y empieza a llorar. De esta manera ha “nadado”el solo un poquito con la bubuja. Muy poquito,  simplemente para que, poco a poco,  aprenda a mantenerse. 

    Pero el mayor problema que tiene no es que tenga miedo al agua, no, no llora por eso, llora porque lo suelto, porque en mis brazos se siente seguro, y es por lo que no lo intento más a menudo, porque si hay un juego o actividad que no quiere hacer no lo hacemos. 

    Sé que le gusta ir a la pisci, y lo sé porque cada vez que pasamos cerca quiere entrar y se enfada si pasamos de largo.  Y en casa muchas veces me lleva el bañador o el pañal bañador para ir a la pisci. 

    Me encanta ir a la pisci con el,  ver sus avances y lo bien que se lo pasa.

    En La Biblio: Cinco editorial Kalandraka

    DSC00446Título: Cinco

    Colección: De la cuna a la Luna

    Editorial: Kalandraka

    Texto: António Rubio

    Ilustraciones: Óscar Villán

    ISBN: 84-933759-8-5

    Amazon

    Estos días hemos empezado con los números, enseñamos a P a decir uno con los dedos para su primer cumpleaños, y hace unas semanas cuando le preguntábamos cuantos añitos tiene nos contesta “uno” así que empece a enseñarle el dos, a veces me lo dice y otras veces pues no quiere. Así que cuando en la biblioteca me encontré con este libro, no dude ni un momento y se lo cogí y fue todo un acierto porque le encanta.

    A mi me gusta porque es sencillo y pegadizo, sí voy por la casa cantando, ya sea en voz alta o en voz baja la letra del libro

    La primera vez que vi un libro de esta colección pensé que era una autentica tontería, pero me equivocaba. Ese mismo día busque libros de esta colección de la cuna a la Luna por Internet. Y me encontré con ellos en Youtube. Se lo puse a P y se quedo embobado. Son libros muy sencillos, ideales para bebés, con poca letra, poco dibujo pero el dibujo es muy característico y por alguna razón les llama la atención.

    DSC00448

    En el libro solamente aparecen los números del 1 al 5 perfecto para niños pequeños. El libro realmente no se cuenta sino que más bien se canta y les gusta mucho. El problema que tiene es que es muy pegadizo y sin daros cuenta os encontrareis cantandosela a vuestros pequeños.

    Galletas de Avena y Plátano

    Después de un maravilloso fin de semana, en el que no paramos y desbarajustamos todas las siestas de P, el Lunes fue un día raro. Fuimos ha hacer unos recados al centro, bueno más bien a comprar una batería para mi móvil, que con dos años ya cumplidos le esta llegando la obsolescencia programada a algunas piezas (esperemos que aún dure un añito más). De vuelta, P se me durmió en el coche, mala señal, lo aguante hasta llegar a casa y ahí ya cayo rendido.

    Me entraron ganas de hacer galletas y como hace unos días vi la receta de Galletas de Avena de Maminatura, pero en ese momento no tenía los plátanos maduros así que me la apunté para más adelante. Pues bien, ese día llego, pero me puse a leer la receta y tengo avena, pero no harina de Avena. Así que me acordé de que Mamá de V le hace unas galletas de Avena con el resto de las frutas del desayuno a V. Así que seguí sus instrucciones (más o menos) y me salieron unas galletas muy ricas, para comer en el mismo día, aunque tengo que decir que mucho más no duraron, por la mañana quedaba una y me la comí yo.

    INGREDIENTES

    3 Plátanos Maduros

    2 Tazas de Avena (mirar cantidades dependiendo tamaño plátanos porque a lo mejor necesitas más Avena)

    1 Manzana en dados pequeños

    6 Dátiles troceados (se pueden echar más o menos, es lo que da el dulzor a la galleta)

    PREPARACIÓN

    1. Pre-calentar el horno a unos 190º
    2. Echar los plátanos en un bol y con un tenedor mecharlos e ir echando la Avena para que se vaya mezclando
    3. Batir la mezcla un poco con la batidora.
    4. Añadir la manzana en dados pequeños y los dátiles también troceados y mezclar.
    5. Poner papel de horno en la bandeja e ir poniendo bolitas (yo las hago con la cuchara) de la mezcla en el papel de horno y aplastarlas . Si no las aplasto quedan tal y como las puse.
    6. Estaran listas entre 15 y 20 minutos después de meterlas. Dependiendo del horno, en el mio fueron 20 y porque me gustan doraditas.

    Las fotos no han salido muy bien, pero las galletas estaban increíbles. P se ha comido 3 de una sentada y yo por el estilo, pero cuando ha llegado a casa Papa de P, le ha encantado como olía todo y se ha puesto también las botas.

    Espero que os haya gustado

    #DeRutaConNiños: Cuevas del Tito Bustillo. 

    6sJ9XmaZgHmpq2PrvJ2CcsFGzkip9LmKNos vamos de excursión con los peques,  aunque esta vez los más peques se quedan fuera comiendo y disfrutando del día con los Papis. Y las mamis nos vamos de visita cultural con los niños mas grandes para ver Arte Rupestre en la Cueva del Tito Bustillo en Ribadesella,  Asturias.

    La cueva fue descubierta en 1968 por un grupo de montaña al descender por la cima de Pozu’ l Ramo. Allí descubrieron las pinturas prehistoricas. Pero a los pocos días,  uno de loa miembros del grupo perdió la vida en la montaña y la cueva se rebautizo como “Tito Bustillo”,  nombre con el que se conocía a este montañero. Podéis leer la historia en la página web de la cueva.

    Nosotros sacamos las entradas unos días antes por Internet,  y es hay que ir con ellas desde casa, nosotros vamos el sábado a las 2. Solo se permite la entrada de 15 personas por pase y la visita dura 1 hora aproximadamente. Podéis leer las condiciones aquí además de las fechas de apertura  (este año 2017 estan hasta el 29 octubre)

    Se pueden adquirir aqui

    Hay dos opciones:

    • Entrada a la cueva+ Centro de Arte Rupestre: 7,34€
    • Entrada al Centro de Arte Rupestre: 5,30

    Los Miércoles es gratuito y además con la entrada te hacen descuento en la entrada del MUJA (Museo Jurásico de Asturias)

    Teníamos la entrada para ver la cueva y el centro de Arte, pero a este último no nos dio tiempo, teníamos las entradas para las 2 de la tarde y a las 3.30 teníamos reserva en el Restaurante, al lado de Arriondas, así que ya íbamos un poco justos de tiempo.

    Llegamos al centro de Arte con el tiempo justo de enseñar nuestra entrada en el móvil y que nos dieran una en papel para poder acceder a la cueva. Hay que estar a la entrada de la cueva entre 5 y 10 minutos antes, porque si llegas tarde no esperan. A las 2 en punto llego el guía y entramos.

    El primer tramo no es cueva, esta hecha por el hombre para tener un mejor acceso a la cueva, el original queda muy lejos de Ribadesella y además el acceso es muy complicado. Fuimos pasando varias puertas, cuyo cometido era impedir las corrientes dentro de la cueva, pero como hay un rio que discurre junto a la cueva, estas puertas tienen unas pequeñas puertas para que pueda pasar el agua en caso de inundación (frecuentes en época de lluvias)

    Una vez dentro de la cueva llaman la atención todas las estalagmitas y estalactitas, pero solo se pueden admirar de vez en cuando, ya que nosotros caminamos hacia la estancia de las pinturas, solo parando de vez en cuando para recibir alguna explicación del guía sobre esa parte de la cueva. Y mejor mirar para el suelo,  porque se puede tropezar fácilmente.

    En la cueva hay varias cámaras de difícil acceso que tienen en su interior pinturas, pero que al ser de difícil acceso no están abiertas para el público y tan solo se pueden visitar con un permiso especial.

    Pasamos por lo que fue la entrada original, por la que entraban los hombres y mujeres de hace miles de años, pero que se derrumbo muchisimo antes de que la cueva fuera redescubierta en el 68 y justo al lado, la cámara donde vimos las pinturas; caballos violetas, renos, uros, … no todos reconocibles a simple vista. Aún me pregunto como a la luz de un tuétano eran capaces de dibujar y más teniendo en cuenta que buscaban una forma concreta en la roca para darles un efecto “3D” (llamemoslo así) a la figura que dibujaban.

    Tuvimos un guia magnifico, nos lo explico todo muy bien y respondió a todas nuestras preguntas, tanto es así que la visita en lugar de durar entre 45min y 1hora duro 1h y 20 minutos, con lo que llegamos bastante tarde a la comida.

    Me gusto mucho la visita, como dije al principio no pudimos visitar el centro de arte y ademas una segunda cueva, por lo que dejaré una segunda visita para cuando P sea más grande y pueda visitarla él también y hacer sus preguntas y responder a las del guía como hacía el niño que venía con nuestro grupo, y que el guía, muy acertadamente, hizo la estrella del grupo. Preguntas con muy buena puntería algunas y respuestas a veces no tanto. Me hizo recordar que lo que somos ahora es lo que hemos aprendido durante nuestra niñez y que aprendemos mucho por el camino, como por ejemplo que en esas cuevas no se guiaban por la luz del sol (como respondió nuestro pequeño acompañante). Es más, estamos aprendiendo durante toda nuestra vida.

    No os cuento más y os dejo descubrirla por vosotros mismos. Un beso y espero que os haya gustado.

    Carta a mi Bebé de 20 meses

     

    Empece esta entrada cuando cumpliste 18 meses, la intente continuar con 19 y espero terminarla y publicarla cuando cumplas 20.

    Hace un año y medio que llegaste a nuestras vidas ( ahora mismo algo más),  unas vidas cuyos objetivos y metas han cambiado considerablemente. Ya no solo pensamos en nosotros, somos 3 y tus necesidades van por delante.

    Ahora apenas me siento delante del portátil porque nada más que me siento vienes con un libro,  me lo das y cuando te pregunto ¿te lo leo? Me digas “ñae” queriendo decir sí . Me encanta poder leer junto a ti.

    Me encanta ir todas las mañanas (que no llueve) contigo al parque,  porque tus sonrisas en el columpio,  tobogán o cuando juegas con algún otro niño,  merecen la pena y me hacen ser muy feliz.

    Cuando duermes tu siesta me necesitas a tu lado y allí estoy,  ¡Soy tan afortunada de poder estar a tu lado! Y eso aunque no pueda llevar a cabo la mitad de los proyectos (para ti) que tengo en mente.

    No me importa encontrarme la pared (o la tele) pintada con un lápiz de Ikea, porque se borra y esa cara de pillo que pones me encanta. Además, es culpa mía por despistarme un momento en otra cosa, pero una reprimenda no te la quita nadie. No pensé que empezarás tan pronto a “deleitarnos” con tus obras de arte.

    Me encanta cuando señalas hacia tus puzzles o juegos favoritos, para que te los acerque, porque los tengo en alto para que no acaben desperdigados por el suelo. Cada vez que te veo poner una pieza en su sitio me siento muy orgullosa de ti.

    Me encanta oirte decir todas las palabras que ya sabes: mamá, papá, teta,  teti,  tetilla (teti ya) acme (suponemos que significa a comer), agua, flor, ana, abu, yaya, aba, (con “ven” Detrás cuando no quieres que por ejemplo te cambiemos el pañal), si, no (aunque siempre digas que no y la mayoría de las veces sea que sí) y por todas esas palabras que decías y ya no dices y por todas aquellas que dices una vez y por algún motivo no vuelves a decir.

    Cuando te preguntamos por las partes del cuerpo y sin titubear las señalas todas, incluso las de papá o mamá. También que nos digas todos los sonidos de todos los animales que ya te sabes: Elefante, león, caballo, vaca, oveja, pájaro, pollito, … aunque el único que dices perfectamente es “oso” porque te ríes mucho cuando ves los dibujos de “Masha y el Oso” y llamas Ellie al elefante de “Pocoyo” y antes decias “pepap pi” aunque ya no lo dices.

    Por esos ojazos, verde-grisaceos-azulados que a todo el mundo llaman la atención y dicen ser azules cuando son más verdosos y que miran a todas partes para enterarte de todo.

    Por como sabes donde estan y como llegar a tus lugares favoritos para jugar incansablemente y cómo te enfadas si los pasamos de largo.

    Por todo el “cafe” que haces con el abu y como se lo pides hacer, y cuando vuelves de estar con ellos me agarras de la mano y me llevas al salón diciéndome “Teti, teti”, pero cuando te has ido con ellos me decías alegremente adiós con la mano.

    Por todo esto y por mucho más TE QUIERO mi niño ❤