La Copa Menstrual – 2ª Parte

Como ya os conté en ¿Porqué uso Copa Menstrual? hace mucho que conozco y uso la copa menstrual y cada vez estoy más a gusto con ella. Me he decidido a volver a escribir sobre ella para contaros mi última mega experiencia con ella y las novedades que me he encontrado.

Hace unos meses me apunté a un trail por montaña de 20 km, bueno, yo realmente me apunté a los andarines, más que nada porque para mi correr entre 5 y 7 km ya es un triunfo, así que 20 y cuesta arriba como que no. Pero no es solo la subida a la montaña, si no que, una vez abajo, también estaba incluida la comida campestre. Así que iba a estar fuera de casa un mínimo de 12 horas y gran parte de ellas sin un aseo disponible.
Como os imaginareis, lo que me esperaba ese día era nuestra amiga la regla en todo su esplendor y es que mis 2 primeros días son muy abundantes, no voy a entrar en mucho detalle pero no hay mes que no manche las sabanas y para esos días tengo un pijama “especial” (especialmente manchado, diría yo)

Sí, mi magnifica amiga llegaba en todo su esplendor el día que menos la necesitaba, un día que un tampón de los gordos no me da ni para 3 horas ¿dónde me iba a cambiar? Y aquí es donde me alegro de usar la copa menstrual.

Dicen que da para 12 horas y seguramente sí, no llego porque siempre me la quito antes y ya he llegado a la conclusión de por qué: un suelo pélvico muy debilitado después del parto 🙈, así que en el momento que sale y la vuelvo a poner ya no estoy comoda y me paso a la compresa unas horitas, pero no pasa nada porque me da un tiempo antes de volver al ataque.

Entre 7 y 8 horas la llevé antes de llegar al polideportivo del pueblo y poder usar el baño. Iba preparada: una compresa, una botella de agua.
El baño no estaba en su mejor momento, el lavabo fuera y lleno de chicas,  pero no había otra posibilidade. Entre la quite, la aclaré un poquito, salí, la lave bien en el lavabo y la seque con un poco de papel, la envolví en el papel de la compresa y la guardé.

Había cumplido su cometido, esas horas ni me entere que tenía la regla.
Si me preguntáis si la copa ha cambiado mi vida os dire que sí, lo mismo que el parto cambió mi regla la copa me facilita esos primeros días.
Esos días, que cuando no la llevo, me siento baja de ánimos, siento que no me apetece hacer porque la noto, se que esta ahí, esos días que parecen estar nublados y que de repente cambian, porque me puedo despreocupar totalmente.
Pero ¿realmente me cambió la vida antes del parto, cuando mi regla era escasa y de duración corta? No, la verdad es que no y además a causa de los miomas tuve que dejar de usar tampones y copa una temporada, pero eso ya es otra historia.

He empezado a escribir este artículo porque en unas semanas espero poder hablaros del nuevo modelo que acabo de comprar y de unos gadgets para tener la copa en óptimas condiciones y es que el mercado alrededor de las copas ya ha despegado📈

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s