Natación para bebés: 6 meses

El tiempo pasa volando, esté es nuestro sexto mes de piscina y cada día que pasa se lo pasa mejor, aunque, eso sí, seguimos teniendo nuestros días mejores y peores.

Este curso, sus compañeros son más o menos de su edad (mes arriba, mes abajo) y se nota ¿En que sentido? pues en que más o menos van a la par y tienen mucha más relación. Aunque esto último también puede ser porque ya son algo más mayores y cuando son más pequeños no se relacionan tan directamente.

El profe también ha cambiado y estamos encantados con él. Aunque los cambios no nos suelen gustar demasiado y el primer mes ya se oía eso de que ​el otro profe es “mejor”. No hay ni uno mejor, ni uno peor, simplemente hacen las cosas diferentes y hay que acostumbrarse y no hay nada mejor como la diversidad, de todos y de todo se aprende.

En cuanto a las actividades que hacemos durante la clase, más o menos siguen la misma dinámica pero con cambios, cambios que son necesarios: los niños ya son más mayores, tienen más experiencia y se mueven más y son más ágiles que con 18 meses. También es verdad que tardamos más en realizar las actividades y la razón es muy sencilla: van ellos solos,  no hace falta que les llevemos nosotros o que vayan a nuestro ritmo, siguen (y seguimos SU ritmo)

Además todo vale para aprender, así que además de “aprender a nadar” aprenden los colores, las formas, los números…. (aros de colores, balones, …) y día a día se ve el avance, uno quiere el rojo, otro el azul o bien tocar el número 6, salir de la piscina grande para ir a la pequeña… nos lo pasamos genial.

Aunque no todo es oro lo que reluce, seguimos teniendo malos días, sobre todo en el vestuario, cuando acabamos. Hay dos premisas que como fallen (una, la otra o las dos) acabamos como el rosario de la aurora y es muuuy estresante.

– Tiene que ir MUY bien desayunado. No le vale el desayuno de los otros días, le tengo que dar algo más, porque si no, sale de la piscina hambriento, me pide teta y si se la doy se va quedando agustito, amodorrado y ….. ni nos podemos duchar ni vestir, porque ¿¡Horror ! llegan los LLOROS.

– Dormir sus 10 horas y como le de por madrugar le pasa como en el punto anterior: Teta y lloros.

El tema del desayuno lo suelo controlar bastante bien, si no quiere desayunar, le doy algo que le guste y suele funcionar. Lo de no madrugar ya es más complicado, porque cuando se despierta ya no quiere dormir más.

Estamos encantados con la pisci y por mucha pereza que nos dé es una cita ineludible, a menos que estemos malos o de viaje y esto último intentamos evitarlo, aunque no siempre se puede.

Anuncios

2 comentarios en “Natación para bebés: 6 meses

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s