Miomas y Embarazo: Parte 4.- El Embarazo

Me sorprendio bastante el quedarme embarazada tan rápido, tenía  muchas papeletas para que fuera un proceso largo:

– 3 miomas que podían dificultar la implantación del ovulo en el utero.

Solo tengo un ovario debido a un quiste de ovario de casi 3 litros (cistoadenoma mucinoso). 

– Casi 35 años cuando empezamos la busqueda de nuestro retoño. 

Una vez Embarazada y durante los primeros meses,  hasta la primera eco,  empezaron los miedos debido a los miomas. Así que empece a indagar por internet y lo que encontré me tranquilizo un poco ya que el tipo de mioma que yo tengo no suele afectar al feto (subseroso e intramural).

Subseroso: crecen hacia fuera del utero, no suelen complicar el embarazo (aunque las puede haber) y tampoco suelen obstruir el canal del parto por lo que se puede tener un parto normal sin necesidad de cesárea.

Intramural: crecen dentro de la pared uterina, estos sí se pueden situar en el canal de parto obtruyendolo, por lo que sería necesaria una cesárea 

Submucoso: crecen en el interior del utero, por lo que es el que mayor problemas conlleva. El óvulo tiene problemas para implantarse en un endometrio con mioma ya que el mioma no tiene lo necesario para alimentarlo. En caso de implantación del ovulo la gestación puede ser interrumpida más adelante.

En mi caso,  los miomas son subserosos e intramural por lo que mi mayor preocupación era que no crecieran mucho ( las hormonas del embarazo favorecen el crecimiento de los miomas) y se situaran en el canal de parto. 

Aún así hasta que no ves en la primera ecografía que todo va bien no quedas tranquila. En esta primera eco,  la de las 12 semanas,  tan solo me vieron uno de los 3 miomas,  los otros eran tan insignificantes que ni los vieron. Había crecido hasta los 5.5 cm,  afortunadamente no mucho.

En la segunda ecografía aparecieron los 3,  dos de ellos habian crecido considerablemente. 9 cm ,  4,5 cm y 2 cm. 

En la Tercera Eco tan solo vieron los dos mas grandes,  ninguno de los dos había crecido y afortunadamente ninguno de los dos estaba situado en el canal del parto. Así que  era posible un parto natural. 

Otro de los posibles inconvenientes de los miomas, puede darse durante el puerperio causando un mayor sangrado

10 meses después de dar a luz a mi pequeño P no me han echo ningún tipo de prueba para comprobar el estado de los miomas. Un día de estos iré a pedir cita al médico de cabecera para ver si me da cita y que me los miren. Pero normalmente disminuyen de tamaño después del parto. Yo no he vuelto a tener ninguna molestia,  pero bueno este ha sido el primer mes que me ha bajado la regla,  por lo tanto no se si seguiré teniendo las mismas molestias que antes del embarazo.

Una vez que sepa en que situación estan decidiré como actuar, pero a día de hoy (y en caso de que estén como al comienzo del embarazo y no causen ningún problema) no me operaría para quitarlos. Puede que vuelva a tener reglas dolorosas y abundantes pero prefiero no pasar por el quirofano innecesariamente. Sé que se puede vivir con ellos.  

Anuncios

Un comentario en “Miomas y Embarazo: Parte 4.- El Embarazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s