Queridos Reyes Magos…

image

Esta siendo una época muy especial,  hacía años que no disfrutaba tanto con Papa Noel y los Reyes Magos.

Aún es muy pequeño y con 3 meses no se entera de nada. Pero yo he recuperado mi ilusión navideña. En casa y pese a no pasar las navidades allí,  he colocado adornos navideños. Y para esta noche le tenemos un regalito para nuestro pequeño Pistolero (su padre lo llama así a veces y me gusto para el blog) tengo la intención de ponerle sus zapatitos y un vaso leche con galletas (en casa no tenemos turrones,  bastantes comemos ya en casa de los abuelos) a los Reyes Magos.

Pero la mayor ilusión fue hace unos días, pudo entregar su primera carta a los Reyes Magos, bueno en realidad carta, lo que es carta no entrego. Nos pillo por sorpresa.

Pasamos la navidad en casa de mis cuñados, otros años al no tener churumbel como que no hacíamos mucho caso, pero este año, nos invitaron a ir (bueno a nosotros no, a pistolero) y allá que fuimos, sin carta ni na (el año que viene la lleva preparada de casa jejejeje)

Pero las cosas nunca salen como uno quiere (o como los demás quieren), y es que sus tías estaban todas ilusionadas por sacarse una foto con el paje y el sobri.

Al llegar ya la primera en la frente. Y es que a un bebé le da igual quien venga, el tiene hambre y hay que darle de comer. Por mucho que abuelos y tias insistan que espere un poco (y menos mal que no esperamos nada, porque hasta que estuvo en brazos del paje paso un buen rato)

No me enteré si el paje venía, en caballo, burro o carroza. Sólo que venían tambores, y eso porque lo oía desde el coche con el peque enganchado a su amada tetina, a mi con verle feliz me basta.

Segundo asalto: Entramos en el polideportivo, con una gran cola de entusiasmados niños. Yo ya pensando “ufff, este no aguanta ni 5 minutos “, aún así, nos pusimos a la cola. Y sí, si aguanto 5 minutos y 10 y 15. Se durmió en mis brazos, y siguió durmiendo cuando lo pusimos en brazos del paje. Mas feliz que una perdiz y el resto con cara de “ooohhh! que pena!” Y yo seguia feliz, mi niño contento y dormidin y encima teniamos la foto con el paje. No importa que estuviera dormido, lo importante es que no se desperto berreando.

El año que viene ya es algo más mayor, y no se si se enterará de más o de menos. Sólo sé que sí podemos iremos con la carta preparada, y si se entrega o no ya es otro cantar. Lo decidirá él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s